La lucha de las mujeres por ser admitidas en los maratones empezó según algunos relatos en la inauguración misma de los Juegos Olímpicos, en 1896. Stamata Revithi, una mujer griega, corrió los 42,150 kilómetros que separan Atenas de Marathon, la ciudad que da nombre a la categoría en honor a la hazaa del soldado Philipides, que en 490 antes de Cristo corrió la distancia entre ambas ciudades y que murió tras informar del éxito griego frente a los persas. Algunos relatos cuentan que Revithi corrió la distancia para ganarse un empleo en la ciudad, pero no la dejaron atravesar la meta: «Las mujeres no pueden correr», le dijeron..

Entre 2012 y 2013, y «tras seleccionar a un constructor recomendado por un tercero (vaya favor nos hicieron), aguantamos dos largos aos de obra. Pese a errores graves cometidos por el constructor, le pagamos el 95% del presupuesto acordado, e innumerables extras que le van saliendo. Al final de 2013, surge el primer conflicto con el constructor por las cantidades restantes, y sale de la obra sin rematarla»..

Seg n la opini n de un jurista especializado en nombres de dominios, tambi n es b sico no hacer ninguna menci n en la p gina alojada en el dominio a la empresa que se ha puesto en contacto con nosotros. Por ltimo, es recomendable que el dominio se encuentre alojado en un proveedor que se encuentre f sicamente cercano a donde vivimos. La raz n es sencilla: si finalmente tuvi ramos que ir a juicio la jurisdicci n ser la del registrador.

A simple vista, no es el prototipo de futbolista. Su figura no ensalza ninguna de las cualidades que posee, pero con el balón en los pies se desmarca como un jugador inmenso. Jorge Muoz caló hondo en todos los amantes del fútbol que se dieron cita en el Cerro del Espino de Majadahonda durante la final Chance Iberia.

Con el telón de fondo de un mar azul brillante en contraste con los dorados de las dunas del Sáhara, hasta las montaas del Alto Atlas que se extienden por todo el país, Marruecos da cabida a unas de las ciudades más fascinantes de todo el continente. La luz, el color, la vida de sus calles y plazas invita a seguir los pasos centenarios de nómadas y comerciantes hasta el corazón imperial de ciudades como Fez, siguiendo sus huellas a través de los laberintos de las Medinas marroquíes que dejan escapar traviesos olores a Almizcle. Vestigios que guían, también, a través de aromas y sabores a los zocos de lugares como La Ciudad Roja, Marrakech.

Olea descartó un posible cierre de la fábrica. «Dass no se va a ir de Eldorado, en estos momentos la recesión nos esta perjudicando pero la decisión de la empresa es seguir apostando a esta fábrica. Hace poco cambiamos 18 mil metros cuadrados de techo de la planta y una empresa que está pensando en irse no realiza esa inversión.