Me sorprendió la extrema amabilidad de la gente normal en USA: colas, establecimientos normales, como evitan chafarte una foto, como intentan orientarte si estas perdido.China es otro mundo y no se caracteriza por su «amabilidad» (no te hablo de.Hola amigos del foro, durante la semana de 23 a 31 de julio tengo unas vacaciones y me gustaría organizar una ruta que empieza en Beijing, China. Con respecto al destino es Gansu y Qinghai, con el fin de conocer algo más sobre este lugar ya que fue calificado como el mejor destino de Asia en 2018, he realizado una ruta y también acepto nuevas ideas. Como un grupo mezclado, yo podré ser de guía así que ya no necesitas contratar a un intérprete o guía turístico, luego cada uno paga su propia parte de los gastos.

En Spielberg (Austria), el Mercedes prodigioso encalló y hubo ventanas abiertas para el aire fresco de Leclerc y Verstappen, que sellaron un duelo magnífico y vibrante. La Fórmula 1 que quieren los aficionados, sin rodillos de coches superlativos. Aunque parece que en la remozada pista de Silverstone, asociada a la baja temperatura, el bólido de Hamilton y Bottas vuelve a su hemisferio natural (el finlandés sale hoy desde la pole)..

No fue mi decisión. Puede que, sobre los 27 ó 28 aos, sintiera que tenía cierto sentido, porque viví cosas maravillosas. Pero esa sensación de malestar volvió a regresar más tarde. Con el pasar de los metros la distancia se acorta. Salimos de la Autovía, entramos a otro barrio. «A no desesperar», pienso.

A Florencia, que me empujó a esta distancia. A Nicolás Otermin y a Damián Cáceres por bancarme y a la asistencia twittera de Claudia Villapun y Hernán Sartori. A todos los periodistas amigos que apoyan día a día. Tiene dos. «A Bagheera la tengo ya desde hace 18 aos, también tengo a un hijo suyo y desde hace dos aos otro. Son mi otra pasión», dijo hace poco en Superdeporte..

Hay manadas que se mantienen más alejadas de la zona de los visitantes. Otras van acompaadas de su » mahout» que en este caso no les guían con pinchos como en otras partes, ni los montan. Simplemente les guían acompaándolos a su lado y se ganan su confianza con piezas de fruta que llevan siempre encima.

De Moab puedes tirar hasta Salt Lake City, via las autopistas 70 y 15. Si te cansas, para en cualquiera de los pueblos que hay por el camino. Te encontraras con montones de moteles y hoteles de carretera. Todo esta perfectamente colocado y prácticamente la totalidad de lo que hay es de temporada. Por todo esto Estefania entra a los probadores cargada de ropa y complementos. Durante la larga espera me siento y saco la cámara para revisar las fotos y termino hablando de fotografía con un chico mejicano que trabaja allí.