Hab mucha gente, porque hac como media hora que hab abierto y los comerciantes de la zona vienen a surtirse de bebidas para el fin de semana. Hab gente con nenitos. Cuando todo se tranquiliz lo que vi fue que uno hab quedado agonizando casi en la entrada.

En primer lugar fui a la Acrópolis. Desde el punto más cercano en el que puede dejarte cualquier transporte hasta la oficina de venta de entradas hay unos 5 minutos a pie. El precio en esta fecha (13 de marzo de 2016) el precio de la entrada combinada que permitía entrar a varios sitios arqueológicos de Atenas, tenía un precio máximo de 12 , incluyendo Acrópolis, Teatro de Dionisio, Olympeion (Templo de Zeus Olímpico), gora Romana, gora Antigua y Keramikos.

Eso sí, Lemann es muy brasileo en algunas cosas. Su padre, un banquero suizo que emigró a Brasil y se adhería a la ética protestante más estricta, tuvo que convencerle de que no abandonara Harvard en su primer ao de universidad cuando el chaval se dio cuenta de que en las heladas (en el sentido literal del término) aguas del río Charles no se podía hacer surf. Lemann padre convenció al chaval de que se resignara a Boston.

Tuvimos la mala suerte que nuestro grupo ha sido el peor recibido, ni cocktel ni recibido por parte de los directores. Al resto os recibirán así, con toallita húmeda, cóctel y seguramente estará Marta o Iaki, subdirector y director. Preciosa, y muy elegante el tema de la baera, pero quizá debería estar justo enfrente de la terraza, para poderte baar mientras ves llover, por ejemplo.

No es la única que ha decidido plasmar el nombre de estos movimientos en camisetas. Tres modelos vestidas de negro abrían el desfile de la diseadora Juana Martín celebrado hace unos días en Madrid. Lo que a priori parecían tres sudaderas lisas llevadas a modo de vestido, dejaban un potente mensaje cuando las modelos se dieron la vuelta.

En cine solo dirigió dos películas que hoy son títulos de culto: puede matar a un nio? y residencia Dos cintas de terror rodadas en inglés, anticipándose a lo que hoy es moneda común en nuestros directores más ambiciosos, que tocan temáticas escabrosas: la perturbadora posibilidad de que el mal anide en unos pequeos y la represión sexual en un internado de seoritas. No hizo más cine porque toda su vida se la dedicó a la televisión, aunque después se arrepintiera. El mayor error de mi vida ha sido dedicarle tantos aos al dos, tres.

Y aparte, tampoco tenemos mucha idea sobre alojamientos o si los transportes por tierra son demasiado lentos para ir de un punto a otro, si pueden ayudarnos con eso mejor. Como detalle, en ese tour ibamos solo 7 personas en la barca. Nosotros dos, una seora americana, y tres espaoles.