«Lo traje con su familia y era habilidoso como lo es ahora. Tras una semana con nosotros, le dijimos que queríamos que volviese para una nueva prueba. Recuerdo lo que dijo su madre: Mi hijo no va a volver, si lo quieren, fíchenlo ahora porque en cinco aos os costará 50 millones», aadió..

Los datos de Compubox corroboran el triunfo del divo sobre el guerrero filipino en el combate más conservador de su vida limitado por una lesión en el hombro, se excusa , en el más importante. Money conectó el 34% de los golpes que lanzó (148 de 435), los más claros a la contra, mientras que Pacquiao sólo el 17% (81 de 429), una producción ínfima para su historia. Algo que se repitió en los jabs (25% a 9%) y en los directos (48% a 27%).

Fuera de Marrakech y de Fez sí que es verdad que el menú era practicamente igual en todos los sitios donde comimos, y lo peor es que era casi igual a la comida y a la cena, pero. En Marrakech y en Fez tienes mil sitios para elegir con comida muy distinta, y con elaboraciones también distintas. Saliendo de las medinas, encontrarás muchos restaurantes buenos, variados, incluso italianos sin tener que recurrir al pizza hut.

Lima. Todo estaba planeado, Diana Sánchez retó a Michelle Soifer en una competencia pero la cantante se negó al principio, tras la insistencia de los conductores ella aceptó. Durante la realización de la prueba, la pareja de Erick Sabater le llevó ventaja a Snáchez y terminó primero la prueba, pero al continuar con el juego se dio cuenta de que había un mensaje dentro de la caja que tenía que abrir..

Y sobre todo, la gran diferencia es que mientras la excusión a Iceberg Lake consiste principalmente en visitar el lago glaciar al final del camino que no es poco , con el Grinnell Glacier Trail íbamos a tener el paquete completo: también nos espera en la meta un lago glaciar con la correspondiente masa de hielo sobre ella, pero su itinerario parece estar dispuesto a otras vistas y atractivos que le otorgan más variedad que a su competidor. Así que tras sopesar pros y contras y tras verificar que incluso una Ranger del centro de visitantes aportaba las mismas razones que nosotros, el «Glaciar de Grinnell» se proclamó ganador. Y hacia allí vamos: nueve kilómetros para ir, otros nueve para regresar, y entre una cosa y la otra un desnivel superior a 500 metros que debemos superar para alcanzar el final del camino..

Luego nos dimos un paseo por las tiendas de la cubierta 5 pero hicimos lo que ya habíamos leído aquí como recomendación, esperar a las dos últimas noches que sacaban las cosas rebajadas. De todas maneras, tampoco es tan caro, especialmente por el cambio dólar euro. A las 12 zarpamos pero debido a cómo estaba el mar (y el día) casi ni pudimos salir a cubierta aunque había unos cuantos valientes que sí se baaron en las piscinas.