Plantearse el reto de estar entre los ocho primeros en la jornada 17 o en la 34 es vivir ajeno a la realidad. La de un club con una deuda que hipoteca temporadas, con un presupuesto de los más bajos de la ACB y cuya palabra de cabecera debería ser salvación. Y no sólo en términos deportivos..

También evolucionan los malvados, como muy bien dice Félix, aunque siempre en el sentido de su maldad, nunca para mejor. En aquella cena a la que me refería hace un momento, la gran Carmen Iglesias, que es una optimista nata corregida por el pesimismo antropológico, dijo que la gente cambia de circunstancias, pero raramente de actitud. Quien ha sido un miserable a los 25 aos es seguro que lo sigue siendo a los 65..

Las tres conquistas de ayer ubican a Icardi a dos tantos del capocannoniere (máximo goleador) de la liga italiana, Andrea Belotti, de Torino. Los goles del jugador que se formó en el club Sarratea fueron a los 17′, 23′ (de penal) y 26′. El mediocampista nacido en Alianza Sport, Banega, no fue menos y convirtió a los 31′, 34′ y 68′.

Seguimos las seales del Subway y en un momento estamos en la estación. Al ir a comprar las Metrocard nos encontramos el primer problema. La máquina nos pide un código y nos empeamos en meter el PIN. La calificación comenzará a las dos de la tarde, hora espaola. Las seis mejores en los primeros 75 platos pasarán a la final, que se celebrará a las ocho. En ella dispararán a otros 15 platos, tres desde cada posición.

En cuanto a los materiales más eficientes, «no se puede decir que haya un material que sea en términos absolutos mejor que otro». «Lo importante es que el sistema pueda adaptarse a las circunstancias concretas», detallan desde Ecohabit. Se estudia cada caso de manera particular para adecuar los materiales que mejor convienen.

Nuestro recorrido a la búsqueda del logo verde nos lleva a descender por Pike Street, en la dirección a la que nos queremos dirigir de todos modos ya que con este rumbo nos acercamos así a la oficina de la empresa de alquiler de coches. Encontramos finalmente lo que buscamos al asomarnos a la Séptima Avenida y el mayor asombro llega cuando vemos que el local está justo enfrente de algo que parece el Hotel Roosevelt, usa los mismos toldos que el Hotel Roosevelt y qué demonios, es el Hotel Roosevelt. Nos topamos sin querer con la versión de Seattle de un hotel que tiene un simbolismo muy especial para vosotros, ya que es en el que los alojamos la primera y la segunda! vez que visitamos Nueva York y forma ya parte del bonito recuerdo que tenemos de esos primeros pasos en nuestro historial viajero..