Desde que pate sus primeros limones, naranjas y todo lo que fuera redondo y mand a guardar la pelota en su debut de picaditos callejeros, ya muchos le auguraban un futuro promisorio como futbolista. Sin embargo, el deporte no era su prioridad. No cuando en su infancia ve a que en la casa faltaba el pan, el arrocito, la leche , no cuando andaba descalzo por las calles de su pueblo por falta de zapatos, por lo que la nica opci n, como la de millones de colombianos, radicaba en el rebusque , en la que s lo encontr malas compa as que se hac an llamar amigos ..

Para Cristiano jamás lo es jugar, venga lo que venga. El choque le permitió no sólo reconciliarse con el golpe franco, en una falta que tomó la dirección precisa y el efecto perverso para abrir el marcador, sino también gustarse en la suerte mirando al tendido. La freidora del Calderón le espera..

Mientras que John McClane es un tipo cuyo matrimonio siempre pende de un hilo, Bruce Willis recordará Die Hard porque en la misma época pasó al rubro de los casados: Willis huyó de las agobiantes filmaciones un día rumbo a Las Vegas, donde se casó con Demi Moore en una inusual ceremonia donde Little Richard cantó. Así se inició una de las parejas más mediáticas de Hollywood. Ahora, si hay algo en lo que se parecen John McClane y el actor que lo interpreta, es en que ambos vieron el final de sus matrimonios..

Bautista logra un gran triunfo ante Djokovic y jugará contra Murray la final»Era un buen momento para meterle mano a Djokovic», reconoce en Shanghai después de su primera victoria ante uno de los ‘cracks’ del circuito15/10/2016 19:17A los 14 aos, Roberto Bautista Agut eligió entre la raqueta y el balón. «Creo que jugaba incluso mejor al fútbol que al tenis», dice. Delantero en las categorías inferiores del Villarreal, dejó el balompié cuando era cadete en busca de un futuro en el tenis a pesar de marcar goles «hasta con las orejas».

En el restaurant frente al hotel estuvimos cenando y hablando en frances tranquilamente, me conto que junto otros amigos canadienses esta metido en un proyecto para construir una escuela en Bien Hoa para ninyos de familias pobres. Piensa que en junio de 2008 la pueda inaugurar despues de recorrer vietnam en bicicleta con alguno de sus amigos canadienses y recojer fondos que le entregara la firma Nike para pagar la escuela . Cuando acabamos ya era tarde, internet estaba cerrado asi que nos fuimos a dormir..

Completada la charla y recibidas las matriculas, pusimos rumbo al oeste. Pero la salida de Chicago no fue fácil. Hubo tormenta, atasco y hasta un aviso de tornado. Al fin y al cabo, ellos ya vivían allí antes de que llegáramos los humanos a molestarlesEra ya algo tarde para visitar los invernaderos, estábamos cansados y teníamos hambre, con lo que decidimos prescindir de su visitar e irnos a comer. Una pena, porque realmente deben merecer la pena, pero tampoco era plan de verlos de prisa y corriendo, más cuando al entrada no es precisamente barata ( 28 SDG adultos y 15 SDG los nios). De vuelta al metro, nos acercamos hasta la estación de Raffles, el KM 0 del distrito financiero de Singapur, y de allí andando 10 minutos hasta el Hawkers de Pau La Sat.