Lo cierto es que esta ciudad ha conseguido hacer del pragmatismo su forma de ser. Todo está permitido, todo mezclado. Las mujeres dubaitíes pasean por las galerías comerciales con solo los ojos al descubierto mientras a su lado la publicidad de la ropa interior más exclusiva ensea hasta las amígdalas de la modelo.

Una hora, me parece poco tiempo, teniendo en cuenta que los vuelos se empiezan a embarcar entre 30 y 40 min antes de su hora de salida, realmente solo cuentas con media hora para buscar la puerta. El aeropuerto de frankfurt es muy grande, pero esta muy bien sealizado, si no te pones nervioso y te fijas bien, tendras tiempo,aunque tienes que pasar control de pasaportes y eso ralentiza un monton. En caso de que no llegaras , lufthansa te tiene que buscar la conexion mas proxima y alojamiento, si es necesario.

Nike contraataca con su modelo Benassi JDI que actualiza? adapta a los nuevos tiempos? e incorpora en la parte de la correa una rionera en la que imaginamos que entran unas llaves (nada de ponerle llavero que ocupa más) y dinero suelto. Un smartphone no entra ni con calzador y mejor, porque como te den un pisotón, adiós teléfono. Colores disponibles: negro, rosa y verde lima..

En la exposición Comic Con de Londres que se hizo en julio de este ao, Christopher Lloyd, Michael Fox y Lea Thompson, el trío protagonista, se reunió en torno a una mesa de debate: «Robert y Bob crearon un personaje muy interesante. Marty es cualquier hombre, cualquier chico curioso. L es sólo un código para que la audiencia siga lo que está pasando, y vea sus sentimientos reflejados en él.

Pero ya estaba marcado por Julio Grondona, que no le perdonaba a Carlitos haber defendido de manera tan encendida el ciclo Maradona, que con su habitual desproporción, en Sudáfrica había afirmado: «Tevez es el ídolo del pueblo. Está por encima de Messi y de mí». Grondona le había pedido a Batista que progresivamente fuera prescindiendo de dos rebeldes: uno era Tevez, el otro, Heinze.

Salimos temprano, como todos los días (así ya evito repetirme), y nos dirigimos hacía la frontera alemana en Breisach am Rhein, para poder tomar la autopista hasta Baden Baden. Había estado antes en Alemania, pero desde nio que no viajaba en coche, y la verdad que aparte de tener unas autopistas en excelentes condiciones (y gratuitas), las áreas de servicio también están genial. Nos pasaban coches a la velocidad de la luz, y la verdad que nosotros no somos de correr mucho, pero parece ser que lo de no tener límites de velocidad en algunas autopistas lo toman al pie de la letra..