Ya paseaba por los campeonatos junto a su tío Toni, pero nadie había recaído en él. Un día antes de empezar el torneo, Alberto recibe la felicitación de un amigo: Qué suerte tienes, te ha tocado un chaval de diez aos para empezar. El nio jugaba a dos manos tanto la derecha como el revés.

Por cierto, que los alojamientos en El Hierro no suelen tener calefacción (ni aire acondicionado) y la humedad puede acentuar la sensación de frío en las zonas altas, como Valverde. Todavía llegamos a tiempo de contemplar unas bonitas vistas junto al hotel, pues la mayor parte de la isla es un inmenso mirador, que exhibe el mar, la costa cercana o lejana dibujando formas increíbles, las nubes que corren o se estancan, los diferentes tonos verdes de la vegetación, los marrones, negros y rojizos de la lava petrificada, las casitas de vivos colores y las siluetas de las islas vecinas. Qué más se puede pedir?.

Hacer una radiografa de la carrera genera optimismo de cara a lo que viene. Aunque es cierto, an falta para que la comunidad toda comprenda la importancia de semejante evento. Uno admira a esos dos millones de espectadores que, por afuera, participan en el maratn de Nueva York.

El próximos puentes de mayo (Día del trabajo, Día de la Madre o San Isidro) son una ocasión perfecta para regalarse una escapada con los más pequeos de la casa. Para aquellos que se confiesan enamorados de la naturaleza, Tenerife es una estupenda opción. La Isla cuenta con varios parques zoológicos que albergan una gran diversidad de fauna.

No soy de insultar. Pero poco falto. Pues no entiendo la religión, ni la cultura, ni costumbres obsoletas que hacen de los infantes objetos, carne vendida al mejor postor, aunque la revistan de legalidad basándose en las escrituras de un hombre no iluminado lleno de odio hacia otras religiones.

Basta con recorrer las tiendas oficiales de los principales equipos del fútbol europeo para corroborar el cada vez más prohibitivo coste de los productos de su catálogo, que se ha incrementado alrededor del 20% en la última década. El precio de una camiseta de, por ejemplo, Sergio Ramos en el Real Madrid, arranca en los 104,95 euros. Eso si apostamos por las que se denominan y no por las la novedad incluida los últimos aos por las grandes firmas de moda deportiva y que ha aumentado considerablemente el precio medio de la cesta.

Ibrahimovic no tuvo la fortuna que están teniendo Neymar y Luis Suárez, que con un Messi ausente desde hace semanas son partido a partido los jugadores mágicos y decisivos en el equipo. No, el sueco debió batallar con Messi dentro, y eso era novedoso para él, acostumbrado a que en cada club que jugó se lo tratara como la máxima estrella. No fue así en el Barcelona.